Mulino inaugura proyectos para hacer más efectiva la seguridad en la provincia


 La inauguración de este puesto de control integral y los otros que vendrán de aquí a marzo en el resto del país, fue calificado por el ministro como un hecho inédito, toda vez que es la primera vez en muchos gobiernos, que se atiende las carencias de equipos y tecnología de la fuerza pública. “El tiempo será nuestro mayor juzgador”.

 
 El ministro Mulino reconoció el apoyo del presidente de la república, Ricardo Martinelli en la lucha por lograr la seguridad ciudadana y en seguir construyendo obras como la que hoy se inauguran.
La idea, explicó el ministro, de colocar la garita integral en  San Isidro, era buscar un punto ideal de tránsito forzoso, para todo aquel que por allí pasara, debido a que había caminos de burladeros hacia el Norte y hacia el Sur de la provincia.
 Esta frontera con Costa Rica, dijo el ministro Mulino, no solamente comparte hitos que enmarca el territorio, sino también comercio, agricultura, ganadería, pero así mismo, carros hurtados, inmigrantes, narcotráfico, transporte ilícito y contrabando y “era nuestra obligación utilizar los recursos del pueblo panameño en habilitar los nueve puestos de control, que tienen un costo de B/.1,074,144.72”.
 Durante el discurso, el titular de Seguridad Pública dio su total respaldo a la ejecutoria del comisionado Ábrego al frente del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y envió un mensaje al pueblo panameño: “no estamos a favor de molestar a nadie, pero si se quiere seguridad hay que cooperar y se debe entender que se necesita vigilar y revisar”.

“El trabajo de la fuerza pública es de la mejor buena fe y si hay errores y “abusos”, disculpen, no es el propósito de ninguna autoridad, pero invertiremos más recursos del Estado en tecnología. Esta frontera tendrá cámara de videovigilancia y de reconocimiento facial en puntos estratégicos”, indicó Mulino.

Entre tanto, el director del Servicio Nacional de Fronteras, el comisionado Frank Ábrego, dijo que la responsabilidad de custodiar las fronteras es grande, pero “la hemos aceptado con orgullo, porque es la única en el mundo que no divide a dos naciones, por el contrario, une a dos pueblos hermanos, por lo que se requiere de unidades especializadas como el Batallón Occidental”.

El acto inaugural, que contó con la presencia del viceministro Alejandro Garuz, la gobernadora Aixa Santamaría y los diputados Osman Gómez, Rogelio Baruco y Rony Araúz, estuvo abarrotado por moradores de San Isidro.