La frontera de Paso Canoas sigue creciendo y aportando a Chiriquí





Karol De Gracia

Los costarricenses llegan en busca de ropa, perfumes, frutas enlatadas y electrodomésticos. Los panameños prefieren comprar artículos de la canasta básica que son más baratos en territorio tico.

Paso Canoas internacional, en el distrito de Barú, no es una frontera más. Es el lugar de intercambio comercial a la entrada o salida de Panamá. Es el sitio donde convergen los habitantes de dos países hermanos que por muchos años han convivido de manera armónica, además de ciudadanos de otras nacionalidades que viven en el lugar o van de tránsito hacia norte o sur de América.

Pero también se ha convertido en un centro de comercio a baja y alta escala. Ticos y panameños venden y compran desde lotería de ambos países, productos agrícolas y todo tipo de mercancía en general.

Hace 20 años, los habitantes del distrito de Barú se desplazaban hacia las tiendas ticas para adquirir productos que estaban accesibles a su presupuesto y muchos viajaban hasta ciudad Neily, en Costa Rica.
Con el pasar de los años todo fue cambiando y actualmente muchas personas de diferentes partes del país viajan hacia Paso Canoas, mejor conocido como la frontera, siendo este lugar un sitio de muchas oportunidades. Ahora, los costarricenses realizan paseos desde San José y otros lugares de ese país para hacer sus compras, ya que para ellos la mercancía que se vende en el lado panameño les es más barata y de superior calidad.
Por otro lado, María del Carmen Atencio, trabajadora de un centro comercial, explicó: “tengo más de veinte años de laborar aquí. Todos los días hay venta, los clientes que más frecuentan son los ticos, sobretodo los días sábados. Muchas excursiones llegan a este lugar a realizar compras, todos los comercios se ven beneficiados. Estos diez años para acá el comercio ha crecido y va a seguir creciendo, porque es lo que se ve”.
Actualmente en Paso Canoas laboran más de 2,000 personas en todos los comercios, siendo uno de los puntos que ha generado la mayor cantidad de empleos en esta zona de la provincia de Chiriquí.
Durante los últimos meses del año, los costarricenses llegan con el objetivo de comprar ropa de marca, perfumes, zapatillas, frutas enlatadas y electrodomésticos que en su tierra tienen un costo alto. Mientras, los panameños --en su mayoría de lugares cercanos al cordón fronterizo-- compran productos de la canasta básica.